Dos amantes lesbianas han contratado una lujosa habitación de un caro hotel para tener máxima privacidad y estar lejos de sus maridos. Estas dos tías ya no pueden controlar mas sus ganas de follar, con solo verse enciende la llama y sus vaginas están ardientes pidiendo ser tocadas y besadas como solo ellas saben hacerlo.