Estas dos jovencitas lesbianas llegaron a casa muy cachondas, con muchas ganas de follar, así que no les dio tiempo ni de llegar a la habitación, así que se lo montaron en el sillón de su casa, donde se pusieron a follar muy rico, se besaron apasionadamente, se chuparon las tetas y acabaron follándose con un consolador…